Semana santa (inquisitoria)

lol01 Acaba de terminar la semana santa, con la consabida aparición del espíritu beato en cuanto † cristiano †™ se cruce en nuestro camino. En mi caso, tuve que sufrir primero la visita de un cura traído a casa cortesía de la típica tía que todos tenemos, miembro de la congregación de las damas de la luz perpetua S.A de C.V. ¡no faltaba más! y que considera que las fechas se prestaban enormemente para atraerme nuevamente al redil (que ellos llaman eufemísticamente Salvar mi Alma).

No bien entré a la sala de la casa, las miradas se posaron sobre mi persona. Y como afortunadamente no tengo ya 10 años de edad, la mirada que el curita depositó en mí no estaba llena de la lujuria típica de estos señores en presencia de la inocencia. La señora Romero, conocedora de mi posición al respecto no participó en el aquelarre aquél pero las tías y el buitre en sotana se aproximaron listos a saciar su sed de sangre atea olisqueando el aire con sus groseras oquedades nasales y rezumando un líquido viscoso de esos belfos mancillados tantos años ha, por la podredumbre de su piedad malsana. “Aquí van a haber madrazos” pensé para mis adentros…

Para no hacer el cuento largo, el So-Cerdote salió de la casa meneando la cabeza negativamente y mascullando para sí mismo  “este no tiene salvación”  “este es un cliente que ya se nos largó” etc. Las tías, en especial la beata, prendidas del farol criticando mi falta de moral y pronosticando mi caída a los oscuros avernos momento en que respondí sin piedad y a quemarropa: “Si eso me previene el verles la cara por toda la eternidad, ¡será un premio! ¡Me cago en el espíritu santo! ¡Arrea!

Porque, enfrascarme con esas señoras en argumentos más elevados sería tan absurdo como pretender enseñarle a un balón a rebotar diagonalmente. Solo lo puede lograr uno a fuerza de astucia, obligando la física del rebote a comportarse a nuestro antojo, pero el balón, estúpido esclavo de la gravedad, se limitará siempre a rebotar como toda la vida lo ha hecho, cuando se le abandona a su suerte.

lmfao-vi

Regálale un pescado a un hombre, y comerá un día. Enséñale a pescar, y comerá toda la vida. Péscalo, y balbuceará cuanta necedad le digas que balbuceé en tu nombre. No importa lo absurda o ilógica que sea. Y lo mejor de todo, que entregado a ello, pensará que la ignorancia a la que lo tienes sometido será vehículo de virtud, de tal forma que en la celebración de la ignorancia, se harán concursos para ver quien es el más bruto, quien puede afirmar la tontería más notoria, quien ha renunciado su razón a la idea más ridícula, convirtiéndoles en personas abstrusas, sobre las que a veces ya me causa una gonadomegalia kilométrica pretender siquiera entenderles.

No gracias. Ya hace tiempo que abandoné la necesidad (¿necedad?) de creer en un papa invisible, que vive preocupado sobre la sexualidad de todo el mundo, y que al final de mis días solo hará de administrador de almas, algo así como el conserje de un hotel en el cielo.

~ por mytho en abril 14, 2009.

Una respuesta to “Semana santa (inquisitoria)”

  1. u6211u770bu91d1u521au6ca1u4f60u8fd9u4e48u9ad8u5206u3002u592au591au7279u6280u7684u597du83b1?u5df2?u6709u4e9bu89c6u89c9u75b2u52b3u30026u5206u3002u5982u6 Click http://tu2s.in/pookme100845

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: